Jueves, 18 de Julio 2019 | CORRIENTES
Temperatura: °C
Humedad: %
Buscar:
contacto
rss
facebook
Altura Rios

COMO HACE 15 AŅOS
Es tiempo de trabajar por un nuevo puente

El puente interprovincial Manuel Belgrano ya no da más, colapsó. A casi 40 años de su inauguración, nada más se hizo respecto a la necesidad de descomprimir el tránsito y dar un fuerte impulso a la comunicación entre ambas capitales provinciales, en un principio, y a lo que hoy es la ruta del Mercosur.
En la reciente reunión de gobernador del Zicosur, realizada en esta Capital, los gobernadores de Corrientes y Chaco se prodigaron venturas y coincidieron en la necesidad de la construcción de un nuevo puente. Fue la primera vez en una década que los mandatarios de ambas provincias coinciden en algo. Es más, en este lapso fueron pocas, muy pocas, las veces que coincidieron en una reunión o hablaron.

Y hay que remontarse al ya lejano 1996 para recordar que desde el gobierno de Corrientes surgió la idea, el proyecto y los primeros pasos para concretar un nuevo vínculo con el Chaco, ya con características propias y singulares para los próximos 50 años.

Fue a iniciativa del entonces mandatario Raúl Romero Feris que se proyectó la construcción de un nuevo vínculo entre Corrientes y Chaco, que incluso no solo era automotor, sino también estaba previsto que sea ferroviario.

Y más aún. La mega obra contaba además con un complejo multimodal de cargas, para que el transporte fluvial sea también revalorizado en un contexto de plena integración, y que correntinos y chaqueños no compitan con sus puertos de la Capital, unos, y de Barranqueras, otros.

Aquella idea llegó a los escritorios de los organismos multilaterales de financiamiento, pero los avatares políticos (principalmente en Corrientes) provocaron que una de las tantas obras que debieran ser política de Estado, quede archivada.

¿Qué más debe suceder para trabajar en serio, como hace 15 años,  por un nuevo puente? En esta oportunidad no hubo muertos pero en tantas otras oportunidades la tragedia golpeó duramente. ¿Cuánto más hay que aguantar? La realidad no espera y reclama decisiones urgentes, novedosas y a la altura de las circunstancias. Como en aquella gestión.