Jueves, 18 de Julio 2019 | CORRIENTES
Temperatura: °C
Humedad: %
Buscar:
contacto
rss
facebook
Altura Rios

A 14 AÑOS
Rubén Darío, el amigo que se extraña

El destino quiso que este domingo coincidan dos fechas importantes: el día de la democracia con la elección provincial y una muy cara para los correntinos, el aniversario de la muerte del seguro gobernador Rubén Dario Casco ocurrida en 1997.
En esas semanas de campaña todo hacia prever que el desenlace en octubre, mes de las elecciones para renovar gobernador, seria ese, el de Rubén sentado en el sillón de Ferré desde el 10 de diciembre sustituyendo a su amigo Tato Romero Feris, a quien le fue impedido la reelección por una oposición mezquina.

Precisamente esa mezquindad llevó al resultado categórico, nunca antes visto hasta ese momento en Corrientes. El Panu sacó más del 70% de los votos.

Fue la figura de Casco la que concitó todas las miradas, adhesiones y apoyo para la continuidad de un proyecto transformador en la provincia, el que en tan solo cuatro años de gobierno hizo más que cualquier otro, con obras que hoy perduran y son ponderadas no solo por la ciudadanía sino también por gobernantes y oposición.

Y es a la distancia que se rescata la figura del ex intendente de la Capital: componedor, hacedor de acuerdos y, ante todo, un cultor del bajo perfil y ferviente soldado de la causa nuevista encabezada por Tato Romero Feris.

A 14 años de la imprudente maniobra automovilística que lo dejó sin reacción a las 16:05 de trágico jueves, los correntinos lo siguen recordando.

Rubén Darío, el gobernante, el político y el amigo.