Lunes, 24 de Septiembre 2018 | CORRIENTES
Temperatura: °C
Humedad: %
Buscar:
contacto
rss
facebook
Altura Rios

MAYORES DE EDAD SON DONANTES
La Provincia homologó la adhesión a la “Ley Justina”

El Poder Ejecutivo provincial homologó la ley Nº 6.455 por la cual Corrientes se adhiere a la denominada “Ley Justina” que establece que todos los mayores de edad son donantes de órganos salvo que se hayan opuesto en vida. La normativa Nº 6.455 recientemente aprobada por la Legislatura provincial, tuvo finalmente la adhesión a la ley 27.447, de trasplante de órganos, tejidos y células.

La ley provincial de adhesión a la norma nacional fue aceptada por el Poder Ejecutivo de Corrientes, que la publicó ayer en el Boletín Oficial de la Provincia. Entre los fundamentos del proyecto de adhesión se establecía que para Corrientes es muy importante porque está reconocida como una de las provincias donde más crecen las donaciones para trasplantes.

La Ley Justina mejora las posibilidades de acceder al tejido u órganos necesarios de las personas en lista de espera y respeta la voluntad negativa de quienes dejen constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se le realice la extracción de sus órganos o tejidos.

La modificación principal de la Ley Justina es que los familiares de alguien fallecido ya no serán los encargados de autorizar la donación. “Podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos a toda persona capaz mayor de 18 años que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos”, señala el texto.

Además la ley nacional regula las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en la Argentina. Prevé que los establecimientos de salud habilitados para hacer trasplantes cuenten con servicios destinados a la donación, que permitirán detectar, evaluar y tratar al donante.
 
Especificaciones


A partir, de las modificaciones a la ley de trasplante de órganos, a partir de ahora, todos los mayores de 18 años pasarán a ser donantes, salvo que expresen lo contrario.

Esto habilita la figura del “donante presunto”, ya no se requiere dejar voluntad expresa por la afirmativa sino que se garantiza “la posibilidad de realizar la ablación de órganos y/o tejidos sobre toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos”.

En el caso de los menores de edad, “se posibilita la obtención de autorización para la ablación por ambos progenitores o por aquel que se encuentre presente” o del representante legal. Además, se prevé la donación cruzada para trasplantes renales entre parejas de donantes compatibles pero no relacionadas familiarmente sin necesidad de intervención judicial.

También incorpora avances como la definición de los derechos de donantes y receptores, la creación del Servicio de Procuración en los hospitales públicos y privados, el establecimiento de las funciones del Incucai y de los requisitos que deben cumplir los profesionales y los establecimientos médicos, y la fijación de penas y sanciones en los casos que corresponda.