Martes, 15 de Octubre 2019 | CORRIENTES
Temperatura: °C
Humedad: %
Buscar:
contacto
rss
facebook
Altura Rios

EN SALADAS
Asaltaron al hermano del intendente y le robaron caja fuerte

R. Al­te­rats, her­ma­no del in­ten­den­te de Sa­la­das, tu­vo un amar­go “re­ci­bi­mien­to” al lle­gar a su ca­sa en aque­lla lo­ca­li­dad co­rren­ti­na, ya que la­dro­nes que ha­bí­an in­gre­sa­do al in­mue­ble lo re­du­je­ron y gol­pe­a­ron du­ran­te ho­ras de la no­che. Además, los malvivientes se llevaron la camioneta de la víctima, que luego abandonaron. Se habló de entre dos y cuatro ladrones que ingresaron a la vivienda cuando el morador no se encontraba. Al regresar el damnificado, halló a los intrusos, quienes lo golpearon.

Lue­go de mo­men­tos de ten­sión, los de­lin­cuen­tes se fue­ron con la ca­ja fuer­te del dam­ni­fi­ca­do y, por si fue­ra po­co, hu­ye­ron en la ca­mio­ne­ta de la víc­ti­ma, que lue­go aban­do­na­ron fue­ra de la ciu­dad.

El hom­bre es­tu­vo ma­nia­ta­do por va­rias ho­ras, has­ta que por fin pu­do li­brar­se e ir a la Po­li­cí­a. Los efec­ti­vos, tras un ras­tri­lla­je, ha­lla­ron el ve­hí­cu­lo que le ha­bía si­do ro­ba­do al her­ma­no del in­ten­den­te sa­la­de­ño.

Se­gún se in­di­có a es­te ma­tu­ti­no, al­re­de­dor de las 23 del miér­co­les, los mal­vi­vien­tes in­gre­sa­ron a la ca­sa de Al­te­rats, ubi­ca­da por ca­lle Al­si­na.

Co­mo ya se di­jo, no ha­bía mo­ra­dor al­gu­no en ese mo­men­to, de­bi­do a que el dam­ni­fi­ca­do se en­con­tra­ba en su co­mer­cio, si­tua­do a po­ca dis­tan­cia de su vi­vien­da.

Se des­co­no­ce aún si fue pla­ne­a­do o no, pe­ro lo cier­to es que, cuan­do Al­te­rats vol­vió a su ca­sa, lue­go de abrir la puer­ta, fue re­du­ci­do por los mal­he­cho­res, quie­nes se aba­lan­za­ron so­bre él sin dar­le tiem­po a re­ac­cio­nar.

Lue­go del en­cuen­tro con los in­va­so­res, és­tos co­men­za­ron a exi­gir­le di­ne­ro que “sa­bí­an”, ha­bía en la ca­sa.

En me­dio de to­do el epi­so­dio, el pro­pie­ta­rio de la ca­sa fue gol­pe­a­do, lo que le pro­vo­có al­gu­nos cor­tes en la ca­be­za que tu­vie­ron que ser su­tu­ra­dos.

“Es­ta­ban ar­ma­dos y con el ros­tro des­cu­bier­to”, sos­tu­vo una fuen­te cer­ca­na.
Lue­go de un buen ra­to, los la­dro­nes aga­rra­ron una ca­ja fuer­te chi­ca, fá­cil­men­te ma­ni­pu­la­ble. Apa­ren­te­men­te, con la in­ten­ción de no le­van­tar sos­pe­chas de ve­ci­nos, bus­ca­ron la lla­ve de la ca­mio­ne­ta de Al­te­rats, la cual abor­da­ron y hu­ye­ron.