Viernes, 30 de Octubre 2020 | CORRIENTES
Temperatura: °C
Humedad: %
Buscar:
contacto
rss
facebook
Altura Rios

CAPITANICH ANUNCIÓ PARA OCTUBRE
Para el Presidente es un peligro volver a las clases presenciales

Dijo que es una “zoncera” repetir errores de otros. Reafirmó así la ne­gativa que el ministro de educación le aplicó al gobierno porteño.En medio de la puja que se desató, en todos los ámbitos, con la administración del macrista Horacio Rodríguez Larreta, el presidente de la Nación, Alberto Fernández, definió que el regreso de los chicos a las escuelas por el momento está suspendido y no tiene fecha.

Sucede que frente a la insistencia del Gobierno porteño de habi­litar un procedimiento de clases presenciales al aire libre (en patios escolares, plazas o canchas de fútbol), la Casa Rosada cerró filas en la negativa.

El martes, el que dijo “no” fue el ministro de Educación de la Nación, Ni­colás Trotta, en un encuen­tro con su par de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, y ayer Fernández re­forzó el mensaje desde Entre Ríos, donde estuvo en visita oficial.

Definió como “un peligro” implementar clases presen­ciales en esta etapa de la pandemia porque el coro­navirus “no está superado”, pidió un esfuerzo adicional para continuar con la esco­laridad virtual y advirtió que experiencias de apertura en otros países demostra­ron que luego la “situación se complicó”. El Presidente habló de la “zoncera” que significa repetir el error de otros.

“Tenemos que hacer el esfuerzo para que los chicos sigan llevando por este año el estudio con clases virtua­les, pedirles un favor adicio­nal a los padres y esperar un poco más porque abrir las clases presenciales es un pe­ligro; esto está visto en todos los lugares donde ocurrió”, reflexionó Fernández.

El Jefe de Estado se pro­nunció así en una confe­rencia de prensa que ofreció a medios locales en Entre Ríos, donde junto al gober­nador Gustavo Bordet firmó convenios de obra pública, financiamiento al desarrollo productivo y fortalecimien­to administrativo.

“Es muy difícil empezar las clases en estas condiciones; la única ventaja que tenemos es que podemos ver la experiencia de otros, y los que abrieron las clases complicaron la si­tuación rápidamente y eso tiene que ver con que el vi­rus sigue circulando”, insis­tió.

Explicó también que la fórmula para contener el avance del coronavirus si­gue siendo “estar alejados del otro” y planteó que “los chicos cuando van al cole­gio sociabilizan con otros y tienen mucha facilidad de contagiarse; el problema no es que se contagien los chi­cos, porque ellos claramen­te, en su inmensa mayoría, se reponen; el problema es que llevan la enfermedad a la casa y si llega a haber un adulto mayor, ahí la cosa es mucho más compleja”, subrayó. Y remató: “No hay zoncera más grande que ver la experiencia del otro y querer repetirla, cuando esa experiencia es mala”.

Casi al unísono, en Bue­nos Aires, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, consideró que la propuesta del gobierno de Horacio Ro­dríguez Larreta de retomar las clases en las plazas es “marketing”. Y fundamentó, que “no hay un lugar en el mundo en donde esto haya pasado”.

Trotta afirmó que de los 6.500 alumnos porteños que perdieron contacto con las escuelas, sólo fueron “vi­sitados 1.500 por la Ciudad, a los otros 5.000 no los han podido ver. En los próximos 20 días quieren visitar a los 5.000 restantes. Nosotros tenemos las computadoras listas para que las repartan”, resaltó.

El ministro sostuvo, de to­das formas, que la reunión de este lunes con su par de la Ciudad, Soledad Acuña, fue positiva, pero insistió en que hay “ciertas diferencias epidemiológicas en las mi­radas”.

Por su parte, Acuña (fun­cionaria porteña) reiteró la necesidad de “volver a las clases de alguna manera an­tes de fin de año” y remarcó que presentaron el proto­colo para abrir las escuelas para los 6.500 alumnos que perdieron el contacto con los docentes.