Jueves, 02 de Octubre 2014 | CORRIENTES
Temperatura: °C
Humedad: %
Buscar:
contacto
rss
facebook
Altura Rios

CRISTINA QUIERE QUE TRABAJEN MÁS
El presentismo sería aplicable a los docentes que falten a su trabajo

Tras las declaraciones de la Presidenta en su discurso del 1º de Marzo cuando dijo que "los docentes trabajan cuatro horas diarias", se inició una política nacional tendiente a exigir a los maestros mayor permanencia en las aulas, entre ellas el cumplimiento de 190 días de clases, la disminución de las licencias por enfermedad y la aplicabilidad según cada provincia de la modalidad del presentismo, algo que en Corrientes está prohibido por el Estatuto que los rige. De todas maneras, las quejas se centran en que los maestros son los grandes ausentes a la hora de cumplir su trabajo. Los gremios prendieron la luz roja, y comenzaron a expresarse. UDA atacó al ministro nacional Alberto Sileoni, por haber propiciado la idea. ACDP también reunió sus huestes e iniciarán una embestida contra la intentona nacional y provincial.
 

Los altos índices  de faltas de los docentes a sus trabajos, los magros resultados de evaluación de la calidad educativa, la cantidad de plazas que son ocupadas por dos o más docentes, (un titular y varios suplentes e interinos), entre otras razones, harían que los ministerios de educación del país comiencen a aplicar las "lineas" que desde la instancia nacional y federal comenzaron a esbozarse para obligarlos a asistir a clases.

Es por ello que desde el discurso de Cristina Kirchner que enfureció a los maestros y fue respondido con un paro nacional contundente,  en el Chaco desde la cartera nacional el pasado miércoles se ensayó ante los ministros de todas las provinicas las distintas alterntaivas para obligarlos a concurrir a las aulas.

Desde la concepción de que los bajos resultados en educación en los últimos años se debe a la baja perfomance y compromiso de los maestros en general, y que el deterioro en la educación pública está en "su poca afección al trabajo", es que las autoridades educativas nacionales guiados por una política férrea de mayor compromiso ideológico del docente, buscarán que éste "se ajuste a los paradigmas de inclusión, equidad e igualdad", cosa que hasta ahora en la clase docente no se ha visto.

Desde la esfera nacional ven a los maestros más afectos a la toma de licencias por enfermedad, al poco compromiso en las aulas, el nulo apego a la situación de marginalidad de sus alumnos, y más propensos a reclamos salariales antes que a un compromiso real en las aulas. Todo lo contraio a lo que el "modelo" del kirchnerismo viene sosteniendo en el país.

Luego de transitar décadas con maestros vocacionales, el sistema habría degenerado en agentes más deseosos de obtener un puesto en la administracion pública, con poca visión y faltos de motivaciones  para el trabajo.

Es por ello que los gremios han comenzado a esbozar razones por las cuales los docentes terminan con enfermedades y "síndromes", entre ellos el del codo o codo del tenista, el del hombro (por el uso de la tiza), del cuello tieso o el del cansancio o stress psicológico por tener que enfrentar varios alumnos a la vez con diferentess problemáticas sociales que le exceden.

Todos estos argumentos sumados a una lucha gremial que se viene, serían usados para oponerse al nuevo régimen que Cristina habría dado luz verde a que se implemente.

Entre tanto, las provincias estudian la aplicablilidad del presentismo, de tal manera que al menos se les descuente el día  a los maestros que no concurran a clases- aunque sea un día  cualquiera sea el motivo- , tal como lo tienen sus colegas del resto de la administración pública.